Me han robado mi instrumento, qué hago?

Cuando se produce el robo de un instrumento asegurado, lo primero que debes hacer es identificar si ha sido un robo, un atraco o un hurto.

Aquí te explicamos las diferencias:
-Un robo es cuando para acceder al instrumento los ladrones producen daños materiales (rompen puertas, ventanas, etc.).
-Un atraco es cuando los ladrones para llevarse el instrumento hacen daños a una persona, ya sea con violencia física o verbal (te dan un empujón, un tirón, una amenaza, etc).
-Por último, un hurto es cuando se llevan el instrumento sin ninguna de estas dos características, es decir, se lo llevan sin que te des cuenta. El hurto normalmente no está cubierto por los seguros para instrumentos musicales y haberlo incluido es uno de los logros de nuestra correduría.

Ahora bien, una vez que identificas lo que te pasó, debes efectuar la denuncia policial donde detallas los hechos. Como paso siguiente te pones en contacto con nuestra correduría para que iniciemos el trámite del siniestro.

Un caso distinto es perder el instrumento: las pérdidas del instrumento no están cubiertas por los seguros, de modo que tienes que estar muy pendiente de no dejártelo en lugares públicos, como transportes, parques o cualquier tipo de establecimiento adonde vayas con tu instrumento.

Compartir en:

TARIFICADOR DE SEGUROS PARA INSTRUMENTOS MUSICALES