Proteger la colección cuando el museo o la galería están cerrados

En un contexto como la actual emergencia de COVID-19, que al sector cultural lo ha hecho suspender toda actividad, los directores de los museos y los propietarios de las galerías se enfrentan a una serie de nuevos retos. Por eso queremos en este post dirigirnos a ellos para recordarles que algunos riesgos habituales crecen o se alteran cuando las puertas de las instalaciones se cierran durante un período de tiempo prolongado, en el que no hay visitantes y el número de empleados se ha reducido al mínimo.

Es por esto que expertos en el tema como Axa-Art y Casablancas recomendamos:

Asegure todos los puntos de entrada.

Puertas, ventanas, sistemas de ventilación, tragaluces y similares representan vulnerabilidades potenciales. Los mecanismos o sistemas en funcionamiento pueden basarse en el hecho de que siempre o casi siempre habrá personal alrededor. En estos momentos “anormales” en los que no hay personal alrededor y la vigilancia puede ser más esporádica, puede ser necesario endurecer algunos puntos de acceso.

Además, considere la posibilidad del acceso a través de las instalaciones colindantes. Dado que lo más probable es que también estén cerrados, los edificios anexos cuyas medidas de seguridad podrían ser menos robustas podrían ofrecer un atractivo medio para entrar en un museo o galería.

Considere la posibilidad de seguridad adicional.

Cuando las calles están vacías, se abren nuevas oportunidades para los vándalos y ladrones. Considere la posibilidad de organizar patrullas exteriores para comprobar la integridad de los posibles puntos de acceso.

Revise la seguridad interior.

Una vez que alguien obtiene acceso, podría tener más tiempo actualmente para arrebatar algo antes de que se inicie una respuesta: considere reforzar la seguridad del hardware disponible. También  los objetos de alto valor, en particular los que son pequeños y fáciles de sustraer, deben ser trasladados a espacios con seguridad reforzada como cajas fuertes.

Asegúrese de que se dará una respuesta a cualquier alarma que se active.

Revise los acuerdos contractuales con las empresas de seguridad para confirmar cuándo se activará una alarma. También verifique que la empresa sigue funcionando a plena capacidad.

Asegúrese de que se dispone de la electricidad necesaria para que continúen funcionando los sistemas de alarma y control de temperatura y humedad.

Asimismo, si la instalación está protegida por rociadores, debe asegurarse el suministro de agua.

Compruebe el período de conservación de las imágenes de las cámaras de video-vigilancia.

Es esencial que el sistema de vídeo-vigilancia tenga suficiente capacidad de almacenamiento para mantener las grabaciones de las instalaciones durante el tiempo que lo permitan las leyes locales.

Vigile los fenómenos meteorológicos extremos.

En las zonas expuestas a catástrofes naturales, los directores de los museos y los propietarios de las galerías deberían comprobar si los planes de recuperación existentes pueden seguir aplicándose de manera eficiente y oportuna después de un acontecimiento meteorológico extremo.

Compartir en:

TARIFICADOR DE SEGUROS PARA INSTRUMENTOS MUSICALES